Emile Durkheim, El suicidio, 1897. Introducción

Emile Durkheim, El suicidio. Buenos Aires, Ed. Libertador, 2004.

 

 

Introducción

 

 

 


Las personas suelen confundir el significado del termino Suicidio. La tarea para investigarlo, seria la de determinar el orden de hechos bajo el nombre de Suicidio, determinando si entre las diferentes clases de muerte, existen algunas que tengan de común características objetivas ( para que puedan ser reconocidos por todos los observadores que lo estudian ) y especiales (para que no se confundan con las demás muertes) Es importante constituir una categoría de hechos que sea objetivamente fundada. Entre las distintas muertes, algunas presentan la particularidad de que son obra de la victima misma, resultante de un acto, cuyo autor es la persona misma. Muchas veces, el Suicidio suele confundirse, ya que una acción negativa puede tener las mismas consecuencias que aquel que decide suicidarse. Por eso, se llama Suicidio a toda aquella muerte, positiva o negativa, realizada por la misma victima.

Hay dos clases de muerte por suicidio, una la del demente que no está en sus cabales, y la de alguien sano que se mata sabiendo lo que hace. Nos podemos preguntar si solo hay suicidio, cuando el acto ha sido intencional y provocado por la victima. Hay diferentes causas que pueden llevar a un suicidio, no es igual, el soldado que sacrificándose por su país, sabe que puede morir pero no quiere morir, o el comerciante que se mata para escapar de la vergüenza de una quiebra, sabe que se va a morir y quiere morir. Ambos renuncian a la vida. Es decir, ambos decidieron morir por diferentes motivos.

Cuando se niega totalmente la vida eso es lo que se llama suicidio (ejemplo: tanto aquel que se mata con una pistola, como aquel que decide dejar de comer). Hay suicidios cuando la persona en el momento de realizar el acto que pone fin a su vida, sabe con toda certeza el resultado de aquel acto. No son suicidios : un hombre que concientemente se expone a otro, sin saber si su acto va a terminar en la muerte o el imprudente que juega con la muerte o quien no cuida su salud.

En estos ejemplos. Las probabilidades de morir son menores de las que realmente elige suicidarse.

La psicología será la encargada de estudiar los factores individuales, su carácter, sus antecedentes y la vida privada de la persona que se suicida, mientras que la Sociología estudiara el conjunto de Suicidios cometidos en una determinada sociedad, durante un tiempo determinado, estudiará las causas colectivas dentro de una sociedad (suicidio en masa). En general, los suicidios dentro de una sociedad no cambian de un año a otro, coinciden con alguna causa que afecte pasajeramente a la sociedad.

En los cuadros comparativos que aparecen en ésta introducción, las variaciones son mayores en la mortalidad en general que en los suicidios.

En ésta idea se estudiará :


  • El suicidio desde el punto de vista social y las causas en que es posible obrar sobre el grupo y los individuos

  • Los factores que inciden en la sociedad, para que las personas decidan suicidarse.

  • Las influencias de las causas y efectos sociales y extrasociales en los distintos tipos de suicidios.


Por tanto, a Durkheim le interesará la tasa social de suicidios, más que el suicidio, considerado como acto individual. ¿Y esto, por qué? ¿No es acaso el suicidio un acto individual?

Tal vez, se comprenda mejor si observamos la siguiente tabla:


Cantidad de suicidios por millón de habitantes en los diferentes países de Europa

 

Período

Número de orden en el

1866-70

1871-75

1874-78

1er.
Período

2do.
Período

3er.
Período

Italia

30

35

38

1

1

1

Bélgica

66

69

78

2

3

4

Inglaterra

67

66

69

3

2

2

Noruega

76

73

71

4

4

3

Austria

78

94

130

5

7

7

Suecia

85

81

91

6

5

5

Baviera

90

91

100

7

6

6

Francia

135

150

160

8

9

9

Prusia

142

134

152

9

8

8

Dinamarca

277

258

255

10

10

10

Sajonia

293

267

334

11

11

11




De su lectura, Durkheim observa que:




La cantidad de suicidios ha crecido en los tres períodos para cada país.



A pesar del crecimiento de suicidios cada país ha guardado sus respectivas distancias (el número de orden en cada período es aproximadamente el mismo).

 

Cada sociedad está predispuesta a producir un contingente determinado de suicidios.

 
 

Nos pareció interesante buscar la actual tasa de suicidios para ver como se fueron modificando los valores o si se habían mantenido . Algunos de los países no son parte de Europa pero presentan también altas tasas de suicidios.

Como verán a continuación , las causas de suicidios son diferentes en cada país.




España. En general, no hay mucha preocupación por el tema del suicidio, quizás porque España es uno de los países europeos con la incidencia más baja: un 7,7 por cada 100.000 habitantes. No se sabe si es una cifra real o es que las estadísticas afinan más, porque muchos de los suicidios pasan por accidentes. El suicidio en hombres duplica al de las mujeres, aunque hay de 3 a 4 veces más mujeres para suicidas (que no consuman el suicidio) que hombres.

 

Australia. Tiene la tasa de suicidio de adolescentes más alta de todos los países industrializados, y es la tercera causa de muerte después de los accidentes cardiovasculares y el cáncer. Las cosas empeoran en las zonas rurales, donde en Nueva Gales del Sur el índice de suicidio entre los adolescentes de 15 a 19 años es casi el doble que en la ciudad.

Alemania. Las cifras no han aumentado en los últimos años, y, entre 1989 y 1991, incluso descendieron, posiblemente por el entusiasmo de la caída del muro de Berlín. Antes de la reunificación, las cifras de la antigua República Democrática se mantenían en secreto, aunque los expertos aseguran que eran altas. En 1989, las cifras mostraban una tasa de suicidio de 25,8 por 100.000 en el este, y 16,2 en el oeste. En 1992, ambas tasas cayeron a 21,4 y 15,6, respectivamente.

Dinamarca. Tiene uno de los índices más elevados de suicidio de Europa. Uno de los motivos es la honestidad en el registro de las muertes: siempre se realiza un análisis toxicológico cuando hay la más mínima sospecha de que la persona muerta quiso acabar con su vida. La sociedad danesa es permisiva con el suicidio: lo considera un asunto particular.

Brasil. La tasa es baja y es más fácil morir en un accidente de tráfico o asesinado. El principal motivo de los suicidios es la enfermedad, seguido de las «desilusiones amorosas», alcoholismo y problemas económicos. La mayoría de personas que cometen suicidio en Brasil son personas que han recibido poca educación, y los que más representan las cifras son los granjeros y los trabajadores del campo. Las fuerzas armadas son otro grupo de riesgo, sobre todo entre la policía de Sao Paulo, donde el índice de suicidio es cinco veces mayor que en la población general.

Estados Unidos. Las armas de fuego son el método más común, y son la causa del 61% de los suicidios. Los expertos no se ponen de acuerdo en por qué el índice de suicidio se ha doblado en los últimos 20 años en hombres jóvenes y ancianos de más de 85 años.

Holanda. La mayoría de suicidios se producen entre los hombres ancianos. Y el motivo más común es la enfermedad mental, que está presente en la mitad de los hombres suicidas, y en el 60% de las mujeres. Desde 1992, se ha desarrollado un centro nacional de información y educación para prevenir el suicidio, que se dedica a entrenar a los médicos, a los profesores y a la policía a reconocer el comportamiento suicida.

Francia. Tiene una de las tasas de suicidio más altas de Europa, aunque estas cifras podrían estar infraestimadas porque hay muchos suicidios que no se registran. El suicidio es ahora la mayor causa de muerte entre hombres jóvenes de 25 a 34 años, que posiblemente refleja el aumento de desempleo y divorcio.

Inglaterra y Gales. Las tasas de suicidio entre hombres jóvenes han ido aumentando mientras que entre mujeres ha ido cayendo, y es la primera vez que ocurre esto desde 1911. Las profesiones que mayor tasa la tienen son los farmacéuticos, los dentistas, los médicos, los veterinarios.

Japón. Este país solía tener una de las tasas de suicidio más altas, pero ahora es la séptima causa de muerte más común en todas las edades, y ha ido bajando desde 1986. Sin embargo, actualmente, el número de suicidios ha empezado a elevarse entre los niños y los ancianos.

Estos datos han sido extraídos de El Diario el Mundo:

http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1995/10/19/salud/68732.html

 

Mengoni Verónica, Segundo Año del Profesorado en Historia

Romero Natalia, Segundo Año del Profesorado en Historia